febrero 8, 2014 | Posted in: Uncategorized

El origen de combinar diversas pócimas se pierde en los tiempos, aunque seguramente fuese a consecuencia de necesitar conservar algunos líquidos, así como de guardar los aromas primigenios. Pero no tenemos que remontarnos tan lejanos, pues el cóctel es una invención cercana. Es más, a pesar de que en inglés signifique cola de gallo (cocktail: «cock», gallo y «tail» cola), muchas son las fábulas que se han contado, pero nadie sabe con exactitud el lugar y cuándo fue servido el primer cóctel. Un cartel de la humilde casa del 437 de la Royal Street, pone: «El cóctel ha nacido». recetas de cocteles con ginebra

Existe una leyenda del siglo XIX, que un forajido dominicano llamado Antoine Amédée Peychaud, regentó una botica donde amigos y paisanos gustaban de reunirse. Peychaud empezó a poner a sus invitados, licores de hierba de Santo Domingo confeccionados a base de plantas, azúcares y aromas. En otras lugares de Nueva Orleans también se asegura haber encontrado, tanto la bebida como con el nombre, tal es la historia de la barbería que antes había sido el bar donde se servía el coñac Sazerac importado. Ahí, una composición a base de absenta, coñac, azúcar y piel de limón tendrá una gran acogida. Por el tiempo, el coñac francés será sustituido por el whisky de centeno, americanizando el conjunto.