octubre 29, 2014 | Posted in: Uncategorized

Las lentillas terapeuticas, son para la mejora o corrección de problemas oculares, como la queratitis (inflamación de la córnea) o los defectos refractivos complicados. Hoy en día, dentro de este campo mantienen una gran demanda las lentillas “pijama”, un tipo de lentillas que se usa solo durante la noche y cuya misión es corregir la miopía cuando dormimos. El tratamiento Orto-K (ese es su nombre científico) modifica la curvatura de la cara exterior de la córnea, pero solamente de forma temporal, no permanente: durante el día la persona puede ver con perfección sin precisión de usar gafas u otras lentillas de contacto, pero cada noche debes volver a colocar las lentillas ortoqueratológicas para nuevamente “deformar” la córnea. Son indicadas para miopes de entre –2 y –5 dioptrías y son perfectas para los profesionales que por su trabajo, no pueden usar gafas, como por ejemplo los bomberos o los cocineros, ya que el entorno de trabajo provoca que las gafas se empañen y las lentillas se sequen.

Hay también, otras lentillas que ayudan a cicatrizar las heriditas en la córnea o para tratar la queratitis. Son lentillas transparentes, utilizadas en forma de apósitos para lograr que los fármacos que se ponen en el ojo, se mantengan en su superficie durante más tiempo y aumenten su efecto. Con ellas, además se evita el dolor o las molestias que origina el parpadeo al rozar el ojo.

 Hace poco, han llegado al mercado las lentes híbridas, combinando zonas blandas y rígidas. Se usan durante año y medio y se pueden utilizar en defectos refractivos especiales, como astigmatismos complicados o en caso de queratocono. Para este problema, también se indican las lentes esclerales: son blandas, pero están confeccionadas con un material de más consistencia que las normales para moldear la deformidad de la córnea.

Fuente: lentillasadomicilio.com lentillas

TAGS: