febrero 28, 2015 | Posted in: Uncategorized

Los tocados de novia, son esos complementos que consiguen cambiar un vestido fino y sencillo, en un vestido con estilo y elegante que puede marcar la distinción en cualquier evento. Es un accesorio no muy fácil de combinar, si no poseemos una mínima idea y a pesar de ser ideal, solemos descartarlo y completar nuestro look, con adornos más convencionales.tocados

Si tienes la decisión, de darle un toque de glamour a tu vestido con un precioso tocado, puedes conseguir tocados de novia en Tocados Artjoana, lo ideal es que veas varios modelos para comprobar que te encuentras realmente guapa con él, que se acopla a tu estilo y que va en consonancia con tu personalidad. Las bodas son eventos, en los que tienes que estar bonita y a gusto contigo, pues si vas a estar maquinando que llevas algo raro en la cabeza, es mejor descartar esta opción para ese día.

Adquiere un modelo de tocado, que concuerde con el tipo de vestido que llevarás en la ceremonia, si tu vestido es muy simple y sin demasiados adornos, entonces podrás permitir que el tocado sea el protagonista de tu atuendo, pero si se trata de un vestido con brillos o pedrería, será mejor que optes por un tocado discreto.

El protocolo, referido a estilismos para bodas prevé un estilo concreto de tocado, según sea la hora de celebración del enlace matrimonial:

*En bodas de las mañanas, las invitadas podrán combinar sus vestidos de día, bien con sombreros y pamelas como con tocados, compra el modelo con el que te sientas más atractiva.

*Cuando las bodas son de tarde, anularemos los sombreros y pamelas, que se sustituiremos por tocados más discretos con diseños suaves y sencillos.

*Para la noche, os aconsejamos apostar por otro tipo de adornos como bonitos broches, diademas u horquillas brillantes, siendo que los vestidos largos de gala, no necesitan mucha ornamentación.

Los materiales y tejidos de los tocados, son variables según sea la época del año, en invierno se usa el terciopelo, organza o fieltros que dan sensación de calidez y, por contra, para las bodas de primavera y de verano, son más lógicas las texturas ligeras como la rafia o encajes.