marzo 26, 2014 | Posted in: Uncategorized

Las gafas son un artículo muy delicado como imprescindible para la persona que lo utiliza, sobre todo si son graduadas, ya que normalmente son necesarias para andar por la calle o conducir. Es por ello, que creemos en la utilidad, de conocer algunos recursos para solucionar pequeños tropiezos, antes de acudir a un profesional.

Las gafas, objetos delicados

Las gafas son artículos delicados. Una caída de las mismas o por descuido dejar algo de peso encima de ellas, hace que puedan presentar daños que tenga que reparar un especialista (y eso cuesta a veces bastante dinero). Debemos tener cuidado al usarlas, no solo por motivos monetarios, sino sobre todo, porque una rotura puede nos impide su utilización, y esto -en sobre todo en las graduadas, pero también las de sol- como podrían se una gafas ray ban porque podría tener consecuencias de importancia para su usuario.

Hay ocasiones en que las gafas pueden sufrir  pequeños deterioros, que no precisan el trabajo de un profesional. Por lo general, estas averías se dan normalmente en las bisagras, que algunas veces se aflojan o se quedan sin algún tornillo.

Para resolver estos contratiempos, es preciso tener un destornillador especial y minúsculo y, si se ha perdido algún tornillo, guardar repuestos del mismo tamaño. Los puedes conseguir en sitios especializados, visitando por ejemplo en tus páginas de internet http://www.lentillasadomicilio.com/gafas/ray-ban/.  Estas piezas, están incluidas en los existentes kits de reparación de gafas, unas cajitas con uno de estos diminutos destornilladores, tornillos y otros  artículos necesarios. Son muy económicos (desde tres euros) y nos dan la seguridad de estar preparados ante estos problemas, esencialmente para las personas que precisan usar gafas, para andar por la calle, conducir, etc.